lunes, 12 de marzo de 2018

{#7} - Vladimir Nabokov - Lolita

Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta.

Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de  estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita.

¿Tuvo Lolita una precursora? Por cierto que la tuvo. En verdad, Lolita no  pudo existir para mí si un verano no hubiese amado a otra... «En un principado junto al mar.» ¿Cuándo? Tantos años antes de que naciera Lolita como tenía yo ese verano. Siempre puede uno contar con un asesino para una prosa fantástica.

Señoras y señores del jurado, la prueba número uno es lo que envidiaron los serafines de Poe, los errados, simples serafines de nobles alas. Mirad esta maraña de espinas. 

 ✻✻✻

Resultado de imagen de vladimir nabokov lolita 

Título original: Lolita
Autor: Vladimir Nabokov
Fecha de publicación: 13 de noviembre de 2016
Editorial: Anagrama (edición limitada)
Nº de páginas: 392

✻✻✻

 Lolita (1955) es una de las obras más aclamadas de la literatura erótica. Si bien ya es bastante destacable que una de las novelas estadounidenses más famosas fuera escrita por un ruso, la novela destaca, sobre todo, por su narrativa tan ruda y al mismo tiempo delicada. 

La novela trata sobre la obsesión sexual de Humbert Humbert, un profesor de literatura francesa de mediana edad, con Dolores, una doceañera a la que él apoda como "Lolita". Si bien ya resulta impactante un resumen tan escueto, más lo resulta una vez comenzamos la lectura: Humbert, un auténtico pederasta, se presenta a sí mismo como un amante de las niñas preadolescentes, las cuales él denonima "nínfulas". La narración, al ser llevada a cabo en primera persona, implica al lector en lo que supone adentrarse en la mente de un pedófilo. 

Hay algo muy destacable en la historia desde mi punto de vista y es que, al estar narrada en primera persona y conocer los pensamientos más repugnantes del personaje principal, podemos ver cómo Humbert se dedica durante toda la obra a culpar a Lolita de sus deseos sexuales. He aquí el objetivo de Nabokov de hacer ver al lector cómo funciona una mente pedófila. Es por esto por lo que comencé la lectura a principios del verano pasado y no pude acabarla hasta finales del mismo: el libro, durante ciertos pasajes, puede llegar a ser repulsivo, dependiendo de la sensibilidad del lector. Precisamente por este motivo es una obra sublime. 

Al comienzo de la reseña he hablado sobre una narrativa ruda a la par que delicada; lo primero se debe a lo comentado anteriormente, mientras que lo segundo se refiere a los momentos en los que Humbert describe a Lolita. Según las palabras de Lionel Trilling, «ningún amante ha pensado en su amada con tanta ternura, ninguna mujer ha sido tan embelesadamente evocada, con tanta gracia y delicadeza, como Lolita». 

Las grandes obras de la literatura siempre son difíciles de reseñar, pues ya se ha analizado tanto sobre ellas que resulta intimidante analizarlas desde una perspectiva personal. Así pues, aquí acabo haciendo una breve mención a la edición de Anagrama tan bonita de la obra que encontré de casualidad el verano pasado y que no me pude resistir a comprar (imagen de arriba). 

Puntuación: 10/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario